Hacer la compra semanal en un mercado municipal

Todos sabemos que un elemento clave para una vida sana es una buena alimentación. Por eso me gusta hacer mi compra semanal en un mercado municipal que tengo cerca de casa.

Se que la mayoría de la gente va a las grandes superficies donde lo venden todo junto envasado para que no tengas más que hacer que meterlo en el carro, pero me parece algo impersonal. Para mi ir a comprar es todo un arte.

Lo primero que hago es comprar el café para mi máquina, la mejor cafetera de cápsulas que hay en el mercado. Esto es muy importante para empezar el día con buen pie.

Le sigue un buen acompañamiento al café, como es la fruta fresca. Manzanas, peras, plátanos, naranjas... todo de temporada y de comercio local que se cultiva a pocos kilómetros del mercado.

Ir a comprar en el mercado municipal

Se de donde vienen todos los productos que compro, y eso me da la tranquilidad de comerlo con confianza, porque se que han sido cultivados o criados en las mejores condiciones, sin la utilización de productos químicos, pesticidas, hormonas, antibióticos, trasgénicos, etc.

No hay mejor alimento que el que se cultiva en casa, sabiendo lo que le pones para crecer y la tierra en la que crece. Pero si es como en mi caso, que no tengo espacio para cultivar nada, pues lo más razonable es acudir a estos sitios locales.

Para comer nada mejor que unas verduras frescas, recolectadas en el mismo día, si es posible. ¡Hay tanta variedad! Incluso más que en los supermercados.
Me puedo encontrar con verduras y hortalizas de otros países, que nunca había visto antes.

Y después, para el segundo plato, nada mejor que una carne de la región, o un pescado salvaje, nada de piscifactorias.

Una forma fácil de empezar a comprar en los mercados locales es elegir un producto enfocado. Las verduras son, a menudo, un buen producto para empezar.

Estos producto también ofrecen una buena introducción a comer según la temporada, una excelente manera de aprender sobre la agricultura local. Luego, trata de buscar los mejores sitios para comprar la carne o los productos lácteos.

Seguro que con la despensa y la nevera llena de alimentos locales, super frescos, te animas a empezar a cocinar más a menudo.

Comprar en estos sitios locales apoya a un sistema alimentario más sostenible, porque verdadera sostenibilidad va más allá de los métodos utilizados en la producción de alimentos.

La agricultura sostenible consiste en métodos de producción que son saludables, no dañan el medio ambiente, respetan a los trabajadores, no son crueles con los animales, proporcionan salarios justos a los agricultores y apoyan las comunidades agrícolas.

Seguro que si te acercas a una plaza de abastos o a un mercado municipal, te entra el gusanillo de comprar fresco y sano. Sólo es cuestión de probar.